En la vida nada es seguro. Si no das el paso, es muy probable que nunca te pase nada malo. Pero es totalmente seguro que nunca te pasará nada bueno.

Nada que valga la pena es fácil, ni gratuito.

Creo que el pensar que “todo tiene que ser perfecto o no vale la pena” nos aleja de vivir la vida real. Queremos que todo sea como en las películas: finales felices cada vez. Que todos los semáforos estén en verde. Que todos los días haga sol. Ser siempre joven. No tener que morir nunca.

LA VIDA PUEDE SER INJUSTA MUCHAS VECES. Aprendamos a vivir con esta verdad, y con su complemento: podemos ser perfectamente felices, servir a mucha gente, y cumplir con nuestros propósitos, con elegancia y dignidad.

Que no malinterpretemos los siguientes videos. Veamoslos con mucha inteligencia.

Tal vez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *